Abogado de lesiones por mordeduras de perros

En casos de mordeduras de perro, el dueño del animal suele ser el principal y único responsable. Sin embargo, el grado de la culpa del dueño varía dependiendo de la situación en la que el incidente se haya tenido lugar. En la mayoría de los estados, si el ataque ocurre en una área pública o privada en la cual la víctima tenía derecho a estar presente, el dueño del perro puede ser considerado responsable. Frecuentemente, el dueño es culpable por las acciones del perro sin importar si tenía o no tenía conocimiento previo de la agresividad del animal. Es decir, cuando un animal ataca, el dueño no podrá alegar que el perro no había sido violento hasta entonces, intentando poner parte de la culpa en la víctima del ataque.
Sólo existen dos excepciones:
a) que la víctima haya provocado al perro; en este caso el dueño estaría libre de responsabilidad, siendo estos casos muy poco comunes.
b) tampoco hay culpa del propietario si es que la mordedura ocurrió dentro de la propiedad privada del dueño y esta tenía un letrero visible que decía “Cuidado con el perro.”
Los culpables pretenderán no hacerse responsables de su parte en el asunto, los liquidadores de seguros intentarán minimizar la paga lo más posible, y es por estas maniobras que es necesario contar con un abogado
Los perros pueden ser el mejor amigo del hombre, pero no siempre se comportan de esa manera. Incluso los perros más pequeños y más dóciles tienen el potencial de atacar, mientras más grandes, las razas más agresivas son famosos por atacar, y muchos están capacitados para hacerlo. Si las lesiones causadas por el comportamiento violento de un perro han afectado su vida, considere contratar a un abogado de mordedura de perro de Miami.
Una mordedura de perro es siempre grave, no importa la cantidad de lesiones que causa, y puede ser la fuente de las heridas físicas, así como trauma emocional. Debido a los perros desempeñan un papel importante en nuestra sociedad, a menudo olvidamos que los perros pueden presentar los mismos riesgos que asociamos con otros animales, y un perro que ha mostrado una propensión a la violencia una vez que es probable que hacerlo de nuevo. Por estas razones, nunca es aconsejable descartar una mordedura de perro como comportamiento animal predecible.
Una mordedura de perro puede infligir a alguien con dolor y sufrimiento, facturas médicas importantes, y una calidad de vida reducida. De acuerdo con la ley de Florida, el dueño de la mascota ofensiva tiene al menos alguna responsabilidad por la situación.
Como con cualquier tipo de lesión no deseada, la víctima tiene derechos legales que él o ella puede ejercer para recuperar sus pérdidas y restaurar alguna apariencia de su rutina normal. Obtener el proceso iniciado por la asociación con un abogado de lesiones personales de Miami para combatir la influencia de una mordedura de perro ha tenido en su vida.
La ley de Florida estipula que el propietario de un perro es responsable de cualquier lesión causada por su perro a una persona, otra mascota, o al ganado. Eso significa que en la mayoría de los casos un dueño del perro puede ser considerado responsable de las acciones de su canino.
Es importante destacar que el propietario es responsable independientemente de si el perro es conocido por ser agresivo, por lo que incluso si un individuo es atacado por un perro agresivo, no se les puede acusar de invitar a un riesgo conocido sin provocar al animal.
El porcentaje de la responsabilidad del propietario se puede reducir si la víctima de la mordedura de perro se determina que ha sido negligente en alguna forma. Por ejemplo, si una persona golpea, o agita de otra manera un perro, el dueño del perro no lleva la responsabilidad completa si ese perro azotes hacia fuera violentamente. Los tribunales determinarán el porcentaje de negligencia de la víctima y ajustarán el nivel de indemnización otorgado en consecuencia.
La ley de mordedura de perro de la Florida también contiene un estatuto, sección 767.05, que exime al dueño del perro de toda responsabilidad si la víctima es de seis años de edad o más viejo y la propiedad donde se guarda el perro tiene una señal claramente visible que dice “Perro Malo” “Cuidado con el perro”. Un abogado de mordeduras de perros de Miami puede ayudar a determinar exactamente cómo los detalles de un ataque específico se aplican a la Ley de Florida.